Botiquín de primeros auxilios

Los accidentes domésticos no son una señal de un mal cuidado, pues son imprevistos que surgen cuando menos los esperamos. Lo mejor es contar con un botiquín de primeros auxilios y actuar con rapidez.

BOTIQUIN DE PRIMEROS AUXILIOS

A pesar de todas las  prevenciones que podamos tomar, es posible que sucedan accidentes pequeños con nuestros bebés. ¡Tranquilos, nada es tan grave ni caótico! Es hermoso verlos jugar y crecer, y es muy probable que estos accidentes aumenten a medida que ellos se empiecen a mover y a ser cada vez más independientes. La recomendación es tener siempre a mano un botiquín de primeros auxilios por si ocurre algún accidente menor en la casa.

 

Un botiquín básico debería incluir:

 

  • Gasa estéril: en caso de que haya algún cortecito, las gasas aíslan la herida y la contienen.
  • Algodón: te permite limpiar una herida o aplicar algún antiséptico.
  • Alcohol: es perfecto para desinfectar y ayuda a cicatrizar.
  • Tintura de benzalconio: es muy buena para eliminar bacterias.
  • Apósitos adhesivos: sirven para cubrir la herida y evitar que se infecte, son muy requeridas cuando hay chicos en una casa.
  • Jabón blanco: es el mejor elemento para lavar las lastimaduras cuando no tienes ningún antiséptico a mano.
  • Antisépticos: al igual que el alcohol, previenen las bacterias.
  • Termómetro.
  • Bolsitas con gel en el congelador: para los golpes, dolores de cabeza e inflamaciones.
  • Antitérmicos: siempre los tienes que usar bajo prescripción médica.
  • Antiexpectorantes: también es recomendable que los uses cuando tu médico te lo haya prescripto.
  • Pinza de depilar: te puede ser muy útil si necesitas sacar una astilla.
  • Bombita de goma: para destapar la nariz de tu bebé.
  • Crema para quemaduras: lo mejor es que le pidas a tu pediatra que te recomiende una.
  • Loción, crema o bálsamo para picaduras: también es recomendable que tu pediatra te sugiera una.

 

Es muy importante que antes de darle algún medicamento a tu bebé lo consultes con su médico. Por eso, trata de mantener siempre a la vista cerca del teléfono el número del pediatra y del centro sanitario, clínica u hospital más cercano a tu casa, o el que te corresponde por tu cobertura médica. También trata de tener el número de afiliado de tu bebé siempre a mano.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×