Comiendo con la mano

Entre los 6 y los 9 meses los bebés encuentran muy interesante llevarse cualquier cosa a la boca y en particular, disfrutan experimentando con la comida. Esto los ayuda a desarrollar su motricidad fina.

Esto es normal y resulta muy apropiado cuando pueden permanecer sentados durante un tiempo razonable en una silla alta. Dado que los bebés deben aprender qué cantidades de alimento pueden tomar de un mordisco o bocado, y cómo deglutir, es posible que experimenten algunos momentos interesantes en los que su bebé se atragantará haciéndoles pasar un buen susto. O habrá ocasiones en las que la comida se quedará pegada en su paladar y tendrán que retirarla con los dedos.

Por otra parte, los alimentos para comer con las manos suelen pegotearse en el pelo, embutirse en los oídos y desparramarse por toda la habitación. Sin embargo, aprender a comer con los dedos es parte del proceso de aprendizaje para poder compartir las comidas en familia en el futuro, y una excelente forma de desarrollar la motricidad fina.

comentarios