Semana 13: Más horas de descanso

Llegada esta etapa vas a ir conociendo los rasgos de la personalidad de tu bebé. Además, puede que estés empezando con la mamadera, y que las visitas al médico confirmen lo rápido que está creciendo.

381_f2

Más horas de descanso

Creías que no iba a llegar nunca este momento, pero sí, es probable que tu bebé en esta etapa, finalmente, duerma seis horas seguidas de noche. Su sistema digestivo está más desarrollado y, aunque se siga despertando de noche, progresivamente maneja mejor la cantidad de comida ingerida para pasar varias horas de descanso. Una vez más, las rutinas simples de comer-dormir ayudan al descanso de todos.

Además, es muy común que en estas semanas los bebés babeen mucho, porque recién están aprendiendo a coordinar cómo es eso de tragar la saliva.

Lo más notable en esta etapa es descubrir cómo tu bebé se transforma de a poco en una personita y no es sólo un bebé que come y duerme. Vas a darte cuenta si es tranquilo, quisquilloso, rebelde, cabeza duro, serio, sociable, enérgico o malhumorado. Estos detalles se revelan en todo lo que hace, cómo juega, come o duerme.

La simple observación te dará pistas sobre su personalidad. Le diste un sonajero para jugar y estuvo media hora intentando agarrarlo hasta que no se le cayó. Tu niño es persistente. Llora cada vez que alguien lo alza en brazos, seguramente no está pasando por una etapa muy sociable. Por el contrario, está sonriente y ni se da cuenta si saliste de la habitación cuando está con “extraños”. Tu bebé es muy sociable. Es caprichoso para comer o come todo cuando se lo das sin problemas. Duerme tranquilamente donde sea o sólo lo hace en su lugar. Todo el día tu bebé te da pistas sobre quién es.
En la nueva visita al médico vas a confirmar como crece tu bebé, ya que es momento de volver a pesarlo y medirlo. Te va a preguntar cómo está comiendo y durmiendo, para detectar si hay alguna anormalidad y, seguramente, va a festejar todas las nuevas habilidades vocales y motrices de tu pequeño. Lo más importante es saber que los bebés son diferentes y no crecen igual. Las comparaciones con reglas generales de crecimiento son sólo para identificar si hay algún problema con tu bebé.

Es muy común que algunos tengan problemas con las biberones si decidiste alimentarlo de esta manera. Definitivamente, para él era mucho más placentero comer de tu pecho, sentado cómodamente arriba tuyo, que a través de un plástico frío. Es sólo una cuestión de acompañar la transición entre uno y otro y acostumbrarlo de a poco. Por ejemplo, puedes darle el biberón arriba tuyo con la camisa abierta, para no perder el contacto de la piel.

Además, no hay que apurarse. Le llevará un tiempo acostumbrarse a el biberón y no deberías acelerar esos tiempos aunque tengas mil cosas para hacer. Todavía no es momento para dejarlo solo con la mamadera; en esta etapa todavía tienes que lograr que sea casi lo mismo que tu pecho. Después de todo, no deja de ser una tarea muy placentera.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×