Semana 25: masajes

Los masajes son una hermosa manera de conectarse con tu bebé y estimularlo. Pero tu también puedes disfrutar de algún momento de relax y ponerte linda.

393_f2

Masajes por favor

Cada día tu pequeño expresa más su amor. No hay nada más encantador que te tome el cabello, te toque la cara, te busque y te sigua con la mirada todo el tiempo y reaccione alegremente cuando escucha tu voz. Tu atención es su tesoro más preciado. No todo el mundo le cae bien, va a llorar si lo alzan y no quiere. También papá es su persona favorita, sobre todo si lo alza en brazos para jugar.

En esta etapa es importante que tu bebé aprenda a dormir solo. Muchas veces se despiertan durante la noche, pero si lo dejas, se duerme rápidamente de nuevo.

Llegó la hora de los zapatos y no hay respuestas definitivas sobre si hacen bien o mal. Los especialistas aseguran que es importante que los bebés pasen mucho tiempo descalzos o con medias para desarrollar los músculos de los pies y así lograr mejor estabilidad para cuando empiecen a caminar. Sin embargo, hay tantos zapatos lindos para comprarle que es difícil resistirse. No hay problema si no los tiene puestos todo el día y si no son de plástico.

Por otra parte, ya se asoman los primeros dientes en la boquita de tu bebé y es importante tener en cuenta que el biberón puede causar caries. Es necesario tomar algunos recaudos para evitarlas, sobre todo porque debe usar sus dientes de leche por muchos años y las caries son muy dolorosas. En general, se recomienda darle sólo agua en el biberón de la noche y no leche materna ni jugos con azúcar, que quedan en su boca mientras duerme. Para mantener los dientes limpios usa una toallita húmeda una vez por día.

Tu bebé y tú

Tu bebé ya es más grande y después del tiempo de aprendizaje más arduo, puedes retomar algunas rutinas importantes en tu vida. Por ejemplo, ponerte linda y sentirte otra vez “mujer” y no solamente “mamá” todo el tiempo. Si tú te sientes mejor, vas a estar de mejor humor para encarar la tarea de cuidar un bebé.

No hace falta que te internes en un spa toda una semana; puedes arrancar por tu cabello. Seguramente la última vez que fuiste a la peluquería fue…. antes (mucho antes) del parto. Es hora de tomar medidas y probar, aparte de baños de crema, usar el pelo más corto y manejable para en pocos minutos estar impecable.

Las máscaras faciales tienen la ventaja de renovar la piel de tu cara y darte un aspecto más juvenil por poca plata y poco tiempo. Nada renueva tanto como una buena sesión de masajes. Tu bebé ya está grande y fuerte y puedes escaparte mientras queda a cargo de papá.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×