Semana 31: ¡A comer!

Tu pequeño sigue desarrollando sus habilidades e inteligencia y no para un minuto. Y la hora de comer se convierte en un caos. ¡No desesperes, que te dejamos varios tips!

399_f2

¡Qué inquieto!

La inteligencia de tu bebé se desarrolla a pasos agigantados en estas semanas y te sorprenderá cómo aprende y entiende (casi) todo de lo que pasa a su alrededor. Existen muchas formas divertidas de estimular su razonamiento y habilidades. La principal es hablarle, por ejemplo, señalando y mencionando las partes del cuerpo, los objetos en su habitación o lo que estás haciendo “vamos a bañarnos”, “es hora de comer”, “te abrigo porque hace frío”. Es decir, él va a reconocer, lentamente, las palabras y su significado antes de empezar a hablar.

Aparte de leerle, es muy positivo utilizar sus manos y dedos para expresarse. Por ejemplo, mueve los dedos cuando tu bebé hace algo que le gusta. Esconde sus objetos favoritos para que él los encuentre o utiliza juguetes para que aprenda. Las pelotas, cubos, sonajeros y todo lo que pueda apilarse o desarmarse son un excelente estímulo.

Un papel para romper puede ser muy positivo para desarrollar su vista, oído y tacto. También un pedazo de tela y juguetes de distintas texturas, colores y tamaños contribuyen al desarrollo de su tacto.

Aprendizaje: ¿cómo comer?

La hora de comer es todavía difícil, porque no se queda quieto, quiere comer solo pero a su ritmo y tira todo. A esta edad agarran casi toda la comida con las manos y están más experimentados en beber de tazas. Si es posible, es recomendable que la hora de comer sea siempre en el mismo horario y en un ambiente tranquilo, sin ruidos y sin televisor.

Una buena opción para iniciarlo en el aprendizaje de comer solo es darle una cuchara solo para él. Al principio va a jugar con ella, después la utilizará como herramienta para comer y se la llevará a la boca. En la transición, puedes probar darle una cuchara para que ejercite, mientras tú lo alimentas con otra.

Ya puede incorporar otros alimentos no sólo en forma de puré, como carne picada, queso, fideos o pedazos de pan chiquitos. Evita la leche de vaca, la miel y la clara del huevo ya que pueden generar una reacción alérgica y cualquier otro alimento que pueda atragantarse. Si toma mucho jugo probablemente pierda el apetito. No te olvides que la leche materna sigue siendo un elemento fundamental en su alimentación.

Control médico

En la próxima visita al médico, una vez más, revisarán su peso y su altura, además del tamaño de su cabeza. Confirmará la evolución de sus habilidades como sentarse, tomar objetos con las manos, los sonidos que emite y si su vista sigue objetos en movimiento. Muchas veces se realiza un examen de sangre para confirmar que no esté anémico.

Muchos bebés a esta edad tienen infecciones de oído, provocadas tanto por bacterias como por la dentición. Algunos síntomas de infección son cuando se refriega o golpea mucho los oídos, fiebre o parecer irritado sin razón. Consulta con tu médico ante la menor duda.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×